Ortodoncia y Cirugía Facial

Ortodoncia y Cirugía Facial

Existen ocasiones en que los pacientes presentan alteraciones muy acusadas a nivel esquelético en uno o los dos maxilares, que dan lugar a importantes maloclusiones, alteraciones funcionales y/o estéticas. Es en estos casos, a los que la ortodoncia convencional no puede ofrecer una solución satisfactoria, en los que se precisa un Tratamiento Combinado de Ortodoncia y Cirugía Facial realizado en estrecha colaboración con el Cirujano Maxilofacial, con objeto de armonizar el desequilibrio facial presente, corregir la maloclusión y mejorar funcionalmente.

Problemas más frecuentes en la

ortodoncia y cirugía facial


Clase II

Clase III

Compresión Maxilar

Mordida abierta

Asimetría

Contacto

¿Cómo podemos
ayudarte?


Rellena este sencillo formulario indicándonos qué tipo de problema tienes y una persona especializada en tu dolencia se pondrá en contacto contigo para atenderte y resolver tus dudas.

te puede interesar…

Cuando el tratamiento de un niño se realiza en la edad adecuada se consigue un tratamiento más natural y estable, es como la continuación del crecimiento normal. Si se realiza de forma adecuada se consiguen sonrisa más llamativas y resultados más estables y además se reduce el porcentaje de pacientes que precisan extracciones.
Una vez erupcionados los dientes definitivos es el momento de realizar un Tratamiento Correctivo o de 2ª fase con el objetivo de corregir por completo las posiciones de los dientes y asentar la oclusión.
El acceso a la ortodoncia de los pacientes con edades comprendidas entre los 30 y los 70 se ha ido incrementando notablemente en los últimos años, hasta el punto de que en la actualidad representan más de un 30% de nuestros pacientes. Los dientes pueden moverse a cualquier edad, por lo que nunca es tarde para mejorar tu sonrisa y nadie está mayor para hacerlo.
Son una serie de alineadores transparentes, removibles y fabricados a medida para cada paciente, cada uno de los cuales incorpora una pequeña cantidad de movimiento en dientes determinados, motivo por el cual han de cambiarse cada semana o dos semanas (en función de las necesidades concretas de cada caso en particular) y estar dispuesto a llevarlo 21-22 horas al día.